El Ballet de Cataluña se adentra en la España manchega, aragonesa y en la capital catalana, Barcelona. Todos ellos escenarios de una de las obras más carismáticas de la literatura española, convertida en uno de los clásicos del repertorio y en el que el ballet se impregna de una gran riqueza folklórica, donde abundan la fiesta de las tabernas y sus grandes pasiones escondidas. Bajo la dirección artística de Elias Garcia y Larissa Lezhnina, el Quijote del Ballet de Cataluña es adaptado en un formato con personalidad propia. Garcia y Lezhnina han querido condensar la historia con la danza como eje principal y motor de toda la trama que, de por sí, ya es fácilmente interpretable, pero a la vez haciendo uso de nuevos y originales recursos que permiten situar al espectador en todo momento. La Obra es presentada en 2 Actos, en lugar de los 4 que originariamente la conforman. La adaptación que hacen los directores artísticos pretende abarcar un amplio abanico de audiencias y que no necesariamente tienen que haber leído la obra de Cervantes ni conocer la coreografía de Petipa en la que el Ballet del Quijote se mantiene aún hasta nuestros días desde su primera aparición en 1869 en el Teatro Imperial de Bolshoi. El Ballet de Cataluña interpreta una versión que a diferencia de la producción original basada en el libreto de Marius Petipa, se desarrolla en un entorno particular a la vez de contar con la presencia de textos escogidos cuidadosamente que ofrecen una lectura fiel de esta maravillosa historia utilizando una voz de lujo, como la de Joel Minguet, actor que ha aportado una lectura personal ya la altura de las circunstancias. A la vez, se suprime la pantomima y se traslada todo el protagonismo a la danza, con el objetivo de intensificar las emociones e impetuosidad tan características que se muestran condensadas gracias a la interpretación de los cerca de 25 bailarines que componen el Ballet de Cataluña . Un Quijote que además cuenta con la participación de bailarines de danza española y escuela bolera mostrando una mayor autenticidad y pertenencia a la cultura de nuestro país y sus orígenes e influencias. Una obra donde la nueva compañía catalana quiere poner de manifiesto una personalidad y sello propios, que ofrecen una visión innovadora, con el estilo y virtuosismo de sus bailarines, pero que por encima de todo no quiere restar la autenticidad que un Quijote exige. La emoción, pasión, dinamismo y acción están asegurados, ofreciendo al público asistente una nueva adaptación personal y a la vez fiel a su autoría y repertorio.

Entrades a la venda: https://catalunyaballet.koobin.com/