En QUASI ÒPERA, los Il·luminati utilizan el vehículo del humor para hacer un recorrido por las piezas más conocidas del repertorio operístico, musical y de canción napolitana que caracterizan la voz de tenor, probablemente la más conocida entre el gran público, gracias a los recordados conciertos de los años noventa de Los Tres Tenores. A través de una serie de personajes, algunos aparentemente normales y otros un poco peculiares, el público experimentará las vicisitudes y trances que tiene que vivir el Maestro, y disfrutará de algunos de los grandes hits del repertorio de los tenores. De manera cómica, la obra muestra también algunos de los problemas que sufren los cantantes: inseguridades, seguridad excesiva y obsesiones.